viernes, 28 de noviembre de 2008

¿Follamos o hacemos el amor?


Desde que nos vendieron el amor para siempre, y el romanticismo hasta sus últimos extremos, muchos piensan que mantener una relación sexual es "hacer el amor". A mi me parece que cuando se mantiene una relación se busca a la persona "amada" pero durante el "coito", uno no piensa en amor, piensa en placer y excitación ¿no?.

Es decir buscamos a la persona que queremos, pero con el/ella follamos, y se nos olvidan en ese momento las películas de Walt Disney ¿no?

¿Cómo lo veis?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo a veces follo, y a veces hago el amor. Aunque hablar de amor ya parece algo prohibido, sobre todo cuando hay tantas separaciones y está al alza el poner los cuernos como afición general. Si vierais mis compañeras de oficina como se lo montan...

Lunarroja dijo...

Son situaciones diferentes: algunas veces follamos, otras hacemos el amor... y en ocasiones, las dos cosas a la vez.

Depende de muchas cosas, de la pareja, del tipo de relación, de lo que se busque en cada caso, de lo que te encuentres...

Pero es curioso, he de reconocer que se me ha escapado algún te quiero en esos instantes de máximo placer, incluso en los casos en los que el amor no había sido invitado. Soy de la opinión que, aunque sea durante esos segundos, se quiere a la otra persona con la que lo estás pasando bien. No hay que tenerle miedo a los tequieros. Claro que tampoco despreciarlos como para decirlos gratuitamente.

Por cierto, ¿no tiene el ANÓNIMO anterior compañeros de oficina del género masculino? ¿o es pura casualidad que se refiera de las féminas al hablar de cuernos? ¿pelín machista?

Penélope dijo...

Bueno, es dificil explicarse y transmitir bien lo que se quiere decir en estos temas... Yo creo que follar para cada uno es lo que es. Como en todo, y más en este tema, no hay reglas escritas. Así que todas las opiniones son válidas, porque es lo que cada uno siente y lo que le vale a esa perona.

La mía personal es que follar es una delicia que cuido y valoro, que me hace ser feliz, por dentro y por fuera, y que me afecta profundamente porque no solo pongo el cuerpo sino el alma, como en todo lo que hago, sin que eso reste un ápice a la pasión, la ternura o el deseo (Pero todo esto sin idealizar el sexo, que el sexo es lo que es, unas veces fántastico, otras normalito, como la vida misma).

Por eso, y porque no puedo separar el sexo (ya sea tierno, salvaje, pícaro, o romántico) de una emoción profunda que habitualmente me hace sentirme más unida íntimamente a la persona en concreto, elijo con cuidado con quien quien quiero vivir esas sensaciones porque me puedo estrellar. Y mirad que no he nombrado todavía la palabra amor, aunque está muy cerca...

No sé si he contestado a la pregunta.

Has abierto un blog muy interesante. Hay muchas cosas que decir sobre este tema. Muchos mitos que tirar. Muchas cosas que aclarar.
Felicidades.

Javier Molina dijo...

Bienvenida Penélope,
Se ve que tienes las cosas claras, que en esto del amor y el sexo no es fácil para muchos. Aunque como bien dices no hay reglas escritas en los sentimientos, ¿no crees que seguimos parámetros muy parecidos producto de nuestra educación de género?.

Muy de acuerdo estoy con que no se puede separar el sexo de las emociones. Si no, que levante la mano, quien haciéndolo (el amor, o follando)no ha sentido nada...

Lunarroja,
Me llama la atención eso que cuentas, que en alguna ocasión, se te ha escapado un "te quiero". Seguramente en la cara de él debiste ver si era o no el mejor momento ¿no?

Anónimo dijo...

Las mujeres unas veces follamos y otras hacemos el amor, los hombres siempre follan.

Anónimo dijo...

¿amor? que es eso.Existe la satisfaccion animal de un deseo (follar)casi siempre eventual y totalmente sustituible por el onanismo. Luego tenemos la convivencia por cariño o costumbre (muchas veces una molestia mas que otra cosa)salpicada de folladas de vez en cuando, ¿a esto solemos llamarlo Amor?.

Ivan dijo...

Yo follo y cuando amo a alguien y convivo se me quitan las ganas.

Anónimo dijo...

"… como decía Virginia Woolf, “a la gente le gusta sentir, sea lo que sea”. Nada teme más el ser humano que la anestesia afectiva. Prefiere con frecuencia el infierno al limbo. Sólo tiene que leer las cartas que Mariana Alcofarado, la monja portuguesa, escribe a su burlador. “Ámame siempre y haz padecer más a tu pobre Mariana.” Si hay muchas relaciones de pareja que duran, cociéndose a fuego lento o vivo en este infiernillo emocional, es, casi siempre, porque se han convertido en un hábito, han establecido profundas relaciones de apego. La adicción a una droga es terrible, pero el síndrome de abstinencia es peor."

(La inteligencia fracasada, José Antonio Marina)

belona dijo...

Follar es la palabra actualizada de hacer el amor.
¿Qué es hacer el amor, sino follar?. Otra cosa es follar sin sentimientos, que por cierto, lo hacemos mucho.